domingo, 17 de agosto de 2008

ESCRIBIR


Creo que este blog no lo lee nadie que yo conozca. Puede que algún que otro desconocido llegue por casualidad a la página y la lea, quizá. Pero no es realmente lo que más importa. Escribir debe bastar para satisfacer al que lo hace y el desahogo que experimenta es más que suficiente y placentero.
Escribir ayuda a mirar. Quien tiene la costumbre, observa con atención el mundo para retratarlo con palabras, y se mira más a sí mismo para intentar conocerse un poco más. Escribir es reinventar, revivir y recapacitar. Se vive dos veces cuando se escribe, se es un poco más libre y más amigo de sí mismo, se desamarran nudos, se piensa más lentamente, se sitúa uno fuera de los problemas, se distancian los laberintos y desde arriba es mucho más fácil conocer la salida.

Escribir es un oráculo, una brújula, un salvavidas y un verdadero placer.


Compartirlo sería estupendo, pero no es esa la razón poderosa que me invita a escribir.

1 comentario:

  1. Hombre, yo t leo de vez en cuando jejeje

    martuki

    ResponderEliminar