martes, 11 de noviembre de 2008

LA TIENDA


La tienda del señor Guillermo

La tienda es pequeña y se encuentra en un callejón estrecho de la parte vieja de la ciudad. Puedes pasar por delante y no verla: una puerta de madera oscura, unos cristales que el tiempo ha vuelto opacos. Si entras te atenderá el señor Guillermo, divertido y jovial. Te pedirá algunos hilos rojos, o el olor de una tarde de tu infancia, o tu sueño de anteayer. Si llegáis a un acuerdo, mantén tu palabra. Él te dejará buscar por la tienda, y llevarte lo que quieras; la sonrisa del hijo que perdiste, el beso de quien no te amó...

2 comentarios:

  1. Buf... esta no me atrevo a contestarla, ¡tendré que pensarla!

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo claro: Un guiño por una sonrisa o viceversa.

    ResponderEliminar